Sergey Brin y Mark Zuckerberg han contratado personalmente a personal especializado en inteligencia artificial.

Imagine a lively scene where two anonymous tech company leaders symbolized as chess players, are engaged in a friendly and intense match over a chessboard. Instead of regular chess pieces, AI robots replace them, showcasing the theme of recruitment in the AI sector. Nearby on the board, a robotic knight is tempted by a brightly glowing 'Stay' button and a 'Go' button on either side, representing incentives and choices presented to them. A few of these robotic pawns are in the motion of being promoted, denoting the high demand and rewarding scenarios within this sector. All this is set amidst the backdrop of a bustling hi-tech city with towering offices, hinting at the thriving tech industries.

Gigantes de la tecnología como Mark Zuckerberg y Sergey Brin están reclutando personalmente a talentos de la IA a medida que aumenta la competencia por los investigadores de primer nivel. Zuckerberg se ha puesto en contacto con investigadores de IA de DeepMind, mientras que Brin llamó personalmente a un empleado que estaba a punto de marcharse a OpenAI y le ofreció incentivos para que se quedara. Meta ofrece puestos de trabajo sin entrevistas y flexibiliza las políticas salariales para retener el talento. El contacto personal de Zuckerberg ya ha atraído a un ingeniero sénior de DeepMind a Meta. Sin embargo, los paquetes salariales de Meta para los investigadores de IA son inferiores a los que ofrecen competidores como OpenAI. A pesar de los despidos en divisiones ajenas a la IA, las empresas tecnológicas persiguen agresivamente a los ingenieros de IA, ofreciendo incluso paquetes salariales anuales de siete cifras a equipos enteros de ingenieros. Por ejemplo, el presidente de una empresa de contratación de chips convenció a un director de ingeniería de IA para que dejara Microsoft por una startup con un salario base más bajo, pero que prometía opciones sobre acciones potencialmente valoradas en 40 millones de dólares. Esta intensa guerra de talentos refleja la gran demanda de experiencia en IA para desarrollar bots de chat y modelos de lenguaje.

Artículo completo

Deja una respuesta